La mesoterapia es un procedimiento cosmético no quirúrgico destinado a combatir la celulitis y la grasa localizada. Es un tratamiento que ha ido evolucionando con el tiempo desde su aparición en Francia en 1957, pero básicamente consiste en inyectar sustancias homeopáticas en la dermis, que facilitan la eliminación de toxinas y, según el problema concreto, la eliminación del exceso de grasas.

Estas inyecciones, administradas de forma controlada por un profesional, actúan de forma progresiva sobre el tejido adiposo y consiguen entre otras cosas mejorar la oxigenación, facilitar la circulación de la sangre en la zona y acelerar el proceso de desintegración de la grasa localizada.

Mediante la inyección de productos químicos, vitaminas y compuestos de hierbas en la zona se consiguen diferentes resultados. Se trata de un tratamiento especialmente indicado para personas con problemas de celulitis o acumulación específica de grasas en zonas concretas del cuerpo.

También se utiliza la mesoterapia facial para reducir diversas zonas con acumulación de grasas, como la papada.

PROCESO

La piel debe ser preparada previamente con alcohol antes de las inyecciones. Las inyecciones se realizan con agujas de una medida especial. Dependiendo de la necesidad específica de cada uno, se inyectan las sustancias adecuadas para facilitar el tratamiento y reducción de la zona. Los resultados se ven a las 8 o 10 sesiones.

El tratamiento de mesoterapia suele utilizar los llamados CÓCTELES QUÍMICOS que pueden incluir anestésicos locales, compuestos vegetales liporreductores o vitaminas.

Los cócteles químicos son inyectadas con agujas en las áreas debajo de la piel que contienen depósitos de grasa o celulitis. El ingrediente activo más usado para atacar la grasa en los cócteles de mesoterapia es el ácido desoxicólico. Esta sustancia se usa para emulsionar la grasa, y romper las células en el tejido adiposo.

El médico o profesional elige en cada caso una mezcla de productos químicos destinados a romper la grasa, suavizar los tejidos conectivos y mejorar la circulación.
Una vez se inyecta la zona se suelen hacer masajes drenantes para facilitar la movilización de las grasas, además de que se recomienda seguir una dieta con mucho líquido y beber al menos 2 litros de agua al día para favorecer la eliminación de aquellas grasas que se están movilizando con el tratamiento.

REQUISITOS

Este tratamiento está especialmente indicado en aquellas zonas donde se suele acumular más grasa como son el abdomen, las caderas, los muslos o los glúteos. Es un tratamiento ideal para tratar acumulaciones muy específicas de grasa tales como bolas de grasa o las cartucheras.

Es también un tratamiento muy efectivo para combatir la celulitis y generar una piel más lisa, así como para rejuvenecer zonas del cuerpo con bolsas o bultos antiestéticos.
Se recomienda muy especialmente en aquellas personas que estén siguiendo una dieta para adelgazar, ya que el drenaje mediante masajes unido a la mesoterapia favorece la eliminación de toxinas y quema la grasa acumulada en el cuerpo, de forma especial si se está ayudando con dieta y la grasas está ablandándose.

RIESGOS

No existe una receta específica para las inyecciones de mesoterapia. Cada terapeuta o profesional elige su propio cóctel de sustancias para sus tratamientos de mesoterapia, de manera que es difícil controlar las sustancias de cada centro especializado o de cada profesional. Por tanto, aunque los productos químicos, hierbas o vitaminas inyectados pueden estar aprobados y ser seguros, no existe una regulación de la mezcla concreta que se haga en cada momento.

Por eso es muy recomendable acudir a centros conocidos, probados y establecidos en el mercado, que pueden asegurarnos que el proceso que están utilizando es seguro y probado con la experiencia.