Es una equivocación muy común el pensar que el ejercicio y el embarazo no se deben mezclar. De hecho, es posible que las mujeres embarazadas permanezcan activas y saludables durante la gestación. Este artículo tiene el objetivo de servir como una guía para ayudarte a descubrir como hacer ejercicio mientras estás embarazada.

Especialmente si estabas en buena forma antes de la concepción, no deberías tener ningún problema haciendo ejercicio durante el embarazo. Pero es importante recordar que algunos embarazos son mas complicados que otros, así que es primordial que consultes con tu medico antes de comenzar una rutina de ejercicio. Háblale del tipo de cosas que te gustaría hacer y pide que te ayude a modificar ciertos ejercicios o actividades en caso de que sea necesario antes de incorporarlos a tu rutina. Si no estabas en buen estado físico antes del embarazo, también es posible mantenerte activa, consulta a tu medico sobre tu caso particular y descubre que tipo de ejercicio será el mejor para ti.

 

Nadar es una forma segura de hacer ejercicio

La natación es generalmente considerada como una forma excepcionalmente segura de hacer ejercicio para las mujeres embarazadas. No solo ejercitas bien tus extremidades, sino que también es benéfico para tus pulmones y corazón. Otro beneficio para la mayoría de mujeres es la forma en la que el agua les hace sentir; cuando nadas, es el único momento en el que no sientes el peso extra que llevas durante el embarazo.

Caminar o pasear

Otro ejercicio que es muy común para las mujeres embarazadas es la caminata tranquila. Ya que existe muy poco riesgo de caerse, las caminatas son la manera perfecta de que una futura madre se mantenga en forma. Considera tu horario y busca la mejor manera de incluir una caminata diaria de 30 minutos; para algunas mujeres es mejor caminar después de la merienda, mientras que para otras resulta mas practico caminar después de comer al mediodía. No importa cuando lo hagas, mientras lo hagas parte de tu rutina diaria.

La postura de las cuclillas

Ponerse en cuclillas es otra buena manera de ejercitar durante el embarazo, e incluso puede ayudar a prepararse para el parto. Comienza haciendo unas pocas repeticiones y manteniendo la posición por unos 30 segundos. Mientras vas mejorando en este ejercicio puedes aumentar el tiempo hasta un minuto y medio. Una de las ventajas de ponerse de cuclillas es que lo puedes hacer en cualquier lugar, en casa, el trabajo o incluso cuando juegas con los niños en el parque.

Practica yoga

Realizar asanas de yoga es una manera relajada de mantenerte activa. Procura seleccionar las menos complejas y que no requieran de mucho equilibro para evitar caídas. Una sesión de yoga tranquila es un ejercicio seguro y muy recomfortante para la mujer embarazada.

No importa que tipo de ejercicio decidas hacer, lo importante es que seas perseverante cuando lo haces. Si haces ejercicio un mes y el siguiente no, y después comienzas otra vez, tu cuerpo va a sufrir porque no existe una rutina en que basarse. Mientras el ejercicio que elijas cambiara con los cambios de tu cuerpo, debes tratar de continuar ejercitando los mismos días y a las mismas horas cuando te sea posible.

Muchas cosas cambias cuando estas embarazada, y tu capacidad de mantenerte en forma y saludable no tiene que ser una de ellas.

Esperamos animarte a organizar tu propia rutina de ejercicios y a divertirte manteniéndote en forma durante tu embarazo.

¿Te animas? ¡Muchas suerte!

Sobre El Autor

Gracia Sánchez del Real es CEO en Infinity Group y socia en INGENIO EDITORIAL MULTIMEDIA. Experta en contenidos multimedia, negocios en Internet y educación on-line. Colabora con KOANA MAGAZINE con artículos y contenidos puntuales.