La dieta Dukan es sin duda una de las dietas más revolucionarias y controvertidas de los últimos años. Creada por el médico Pierre Dukan, se basa en la ingesta de proteínas sobre el resto de los nutrientes esenciales. La dieta ha gozado de una creciente popularidad desde el año 2000, tras la publicación de su libro “La Dieta Dukan”, best seller en Francia y con ventas internacionales que alcanzan los 10 millones de copias a nivel mundial. Traducido a 14 idiomas y publicado en 32 países, sin duda se trata de un éxito radical que queremos comentar un poco y desgranar en detalle.

En este artículo queremos explicar los fundamentos de la dieta y por qué funciona tan rápidamente, además de algunos de los peligros y contraindicaciones de la misma que hay que tener en cuenta antes de plantearse su uso.

Es fundamental leer a fondo y comprender los principios del método Dukan antes de iniciar la dieta, ya que los grandes titulares de la misma nos pueden llevar a cometer errores graves que luego pague nuestro organismo. Lo primero de todo será saber si es una dieta que se puede ajustar a nuestra necesidad y si tenemos la salud adecuada para llevarla adelante sin riesgos. Y como toda dieta, abordarla sin excesos, de forma racional y controlando en todo momento nuestro estado de salud a través de análisis y visitando al médico en cada caso.

¿En qué consiste la Dieta Dukan?

La dieta Dukan propone 4 fases llamadas Ataque, crucero, consolidación y estabilización. Las dos primeras fases (la fase de ataque y la fase crucero) están pensadas para eliminar los kilos de más y adelgazar, mientras que las dos siguientes fases (la fase de consolidación y la de estabilización) están enfocadas a mantener los resultados de la dieta.

En la base de ataque solo se permite la ingesta de proteínas y algo de avena.

En la fase de crucero se mezclan los días de solo proteína con días de proteína e hidratos de carbono en forma de verduras fundamentalmente, desechando de forma radical los hidratos de carbono procedentes de las harinas blancas, azúcar o patatas. La grasa también está radicalmente restringida, aunque se hace especial hincapié en fomentar la ingesta de grasas buenas al comer pescado o carne, como por ejemplo en el salmón, fuente fundamental de Omega 3.

Estas fases están pensadas para personas que necesitan perder más de 5 kilos y la duración de las mismas se personaliza en función de las características personales de cada cual y de los kilos que desea perder.

Durante las fases de estabilización y consolidación del peso se introducen otros alimentos, pero algunos se recomienda que se desechen deforma definitiva de la dieta normal para poder mantener el peso a largo plazo y mejorar el estado de salud general.

¿En que se basa la Dieta Dukan?

La base sobre la que se fundamenta la dieta Dukan es en aumentar durante un tiempo determinado el aporte de proteínas en la dieta, eliminando o reduciendo de la dieta de forma radical otros nutrientes como la grasa y los hidratos de carbono. El aumento en la cantidad de proteínas ingeridas somete al organismo a un fuerte gasto calórico, por eso se consigue adelgazar tan rápido. La ingesta de proteínas procura mucha energía al cuerpo un aporte calórico relativamente bajo. Para digerir las proteínas, el cuerpo debe hacer un esfuerzo adicional, y este esfuerzo conlleva gasto calórico.

Es decir, que siguiendo este proceso, conseguimos acelerar el metabolismo del cuerpo, ya que el solo hecho de comer conlleva un mayor gasto calórico que una dieta normal, al requerir más energía para las actividades normales, incitamos a quemar las reservas de grasa almacenadas.

Existe una lista con 100 alimentos que Pierre Dukan considera que se pueden tomar a voluntad, divididos a su vez en 72 alimentos de origen animal, es decir proteínas puras y 28 alimentos de origen vegetal, que completarían el listado de proteínas y verduras. El salvado de avena es un componente esencial en cada una de las cuatro fases, ya que sacia y ayuda en el proceso de adelgazamiento.

Además el Dr. Dukan promueve la realización de alguna actividad física moderada de al menos 20 minutos al día.

Por ello, y dependiendo de la fase de la dieta en la que nos encontremos, el funcionamiento de la misma se basa en la ingesta de proteínas de forma fundamental, pasando poco a poco a incluir otros alimentos en la dieta a medida que se avanza en el proceso y se va perdiendo peso.

Se trata de una forma de perder peso sin duda muy efectiva, y si la persona desea perder muchos kilos es una dieta que funciona a medio plazo, ya que vemos efectivamente como vamos perdiendo peso a pasos agigantados y esto nos anima a seguir adelante para perder más. Desde el punto de vista psicológico es muy motivadora por su efectividad casi inmediata.

¿Qué peligros tiene la Dieta Dukan?

Sin embargo, la dieta Dukan es una dieta que no resulta tan segura, pues podemos incitar algunos comportamientos nocivos para el cuerpo a largo plazo y la ingesta exagerada de proteínas sin grasas de soporte o la falta de fibra son problemas que pueden hacer que nuestro organismo sufra en el proceso.

Es muy recomendable por ello investigar bien antes de decidirse a llevarla a cabo. Leer y entender bien los fundamentos científicos sobre los que se basa, seguir sus instrucciones al pie de la letra y no exagerar a la hora de realizar interpretaciones abiertas. Y si tenemos dudas, consultar a un médico, pues se trata de una dieta muy controvertida.

Durante la fase de ataque se alternan los días de solo proteína y los de proteína más verduras. He oído decir a mucha gente que por ejemplo la dieta Dukan te permite comerte dos pollos asados siempre que no te comas la piel. O seis yogures naturales si son desnatados. Eso, aunque en teoría y tras leerse los libros del Dr. Dukan podría considerarse como posible, ya que dice las cantidades de los alimentos tolerados son “a gusto del consumidor” no tiene mucho sentido para alguien que ponga algo de sentido común en la dieta y en su vida en general.

Una persona normal se puede comer medio pollo y ya estar harto, o como mucho dos yogures y ya necesita cambiar a otro tipo de alimento, aunque solo sea por no aburrirse. Una comida normal en un día de Proteínas y verduras sería por ejemplo un entrante de revuelto de setas, medio pollo asado con guarnición de verduras al vapor y algo de ensalada y un yogur desnatado de postre. El equilibro debe aplicarse siempre, sobre todo en las dientas en las que las cantidades son “al gusto”, ya que podemos caer en el absurdo por querer llevar la dieta a su límite. Este tipo de abusos son los que llevan a forzar al organismo y lo ponen en peligro.

En la fase de consolidación, que se inicia cuando hemos llegado al peso deseado, podemos ya comer todas las proteínas y verduras que se deseen y además podemos introducir 2 frutas, 2 trozos de pan y 1 porción de fécula como pasta o arroz a la semana. Además de eso podemos consumir lo que el Dr. Dukan llama una comida “de gala” a la semana con los alimentos que se desee tomar, incluyendo postre. con e

Llegados a la Fase de Estabilización el objetivo es conservar el peso conseguido. Para ello el Dr. Dukan nos anima a adoptar unos hábitos alimentarios sanos y equilibrados. Limitando las cantidades de los glúcidos, desterrando algunos alimentos de nuestra vida y manteniendo en nuestra rutina un día a la semana de solo proteínas.

Resumiendo un poco…

El método del Dr. Dukan está dirigido a personas que han probado de todo y que aun así no conseguían adelgazar. Está además dirigido a aquellas personas que necesitan perder más de cinco kilos y buscan un programa motivador y que se pueda sobrellevar a medio o largo plazo. Y en ese sentido cubre con creces sus objetivos.

No conozco a nadie que haya seguido bien la dieta y no haya adelgazado. Conozco a mucha gente que la ha seguido mal o que la ha iniciado sin ni siquiera leerse el libro o libros (hay varios ya) y entender sus fundamentos y no ha adelgazado nada.

Y también conozco a unos cuantos que la han seguido a rajatabla, han adelgazado y después han vuelto a su vida normal de cañas y tapas (riquísimas) y de pincho de tortilla y, por supuesto, han vuelto a coger los “kilitos de la felicidad”.

En resumen, la dieta Dukan tiene una gran cantidad de adeptos porque funciona, y eso es totalmente cierto, pero no hay que hacerse un fanático incondicional, hay que leer, informarse y sobre todo conocerse a uno mismo para saber cuales son los resortes que funcionan en nuestro cuerpo y poder determinar si esta famosa dieta puede ajustarse a nuestros objetivos y, sobre todo, a nuestra salud.

Sobre El Autor

Koana es belleza, salud y bienestar. Descubre con Koana como cuidarte y gustarte más. Nuestra pequeña flor japonesa, es la sensibilidad de la belleza natural.