¿Vas a entrenar? No te olvides de estirar

Antes del realizar cualquier entrenamiento de fitness, hay que prestar especial importancia a la realización de una etapa de calentamiento o ejercicios de estiramiento para evitar lesiones y para mejorar el rendimiento durante el entrenamiento. Además debemos tener en cuenta una cuantas medidas de precaución y consejos que puedes seguir como directrices antes de realizar cualquier ejercicios físico.

10 CLAVES ANTES DE ENTRENAR
  1. Para aumentar tu flexibilidad y para evitar lesiones, es fundamental estirar antes y después del entrenamiento. Casi todo el mundo sabe que el estiramiento antes del entrenamiento previene lesiones durante los ejercicios, pero poca gente se preocupa de realizar también estiramientos después del entrenamiento, cuando los músculos todavía están calientes, lo que mejora el rendimiento general y puede ayudar a aumentar la flexibilidad.

 

  1. Mantén la posición de estiramiento durante más de 60 segundos para aumentar tu flexibilidad. Mantener la posición durante 20 segundos es suficiente para los ejercicios de calentamiento, pero manteniendo cada posición durante al menos 60 segundos desarrollarás además la flexibilidad del cuerpo.

 

  1. No hagas una posición de estiramiento y vuelvas de forma inmediata a una posición relajada, y repitas de nuevo. Cuando estires, mantén esa posición durante varios segundos y luego relájate muy lentamente. Puede hacer todos los ejercicios de esta manera, mucho más efectiva y segura. Forzar una posición de manera brusca durante el estiramiento puede tensar o dañar algunas articulaciones o músculos.

 

  1. Trabaja lentamente y ve incrementando la dificultad del estiramiento en lugar de hacer el ejercicio o la posición más compleja. Ve poco a poco y tu cuerpo lo notará, no tengas prisa.

 

  1. Asegúrate de estirar y calentar todos los grupos musculares. Mucha gente tiende a descuidar el cuello en la fase de estiramiento. Para realizar un estiramiento de los músculos del cuello de forma simple, coloca la palma de la mano en la frente y empuja la cabeza con cuidado hacia atrás. Sigue colocando la palma en la parte posterior de la cabeza y lleva con cuidado la barbilla al pecho. Haz lo mismo a ambos lados de la cabeza y te asegurarás de haber estirado en cuello en su totalidad. Una zona del cuerpo que puede sufrir mucho en los entrenamientos con pesas.
  2. Estira regularmente y preocúpate de aumentar continuamente la gama de movimientos que utilizas en esta fase para aumentar tu nivel de flexibilidad y fuerza.

 

  1. Entrena considerando tus propias capacidades y no las de los demás. No te fuerces a hacer ejercicios que todavía no eres capaz de hacer simplemente porque veas que otras personas pueden hacerlos. Aumenta tus límites lentamente. Escucha a tu cuerpo. Hay días en que tu cuerpo puede estar demasiado cansado y tengas que darle un respiro y bajar un poco el ritmo de tu entrenamiento. No pasa nada, no te fuerces.

 

  1. Aprende a descansar. Descansa entre series y entre ejercicios para asegurarte de que tu cuerpo tenga tiempo suficiente para recuperar su energía. Además, es aconsejable que no trabajes los mismos grupos musculares de forma consecutiva durante dos días. Los músculos se desarrollan precisamente durante el período en el que descansan y no cuando están trabajando.

 

  1. Realiza de forma regular ejercicios aeróbicos para fortalecer tu corazón. Los ejercicios aeróbicos son las actividades que necesitan de la respiración, pues utilizan más oxígeno como combustible. Son ejercicios cardiovasculares, como saltar la cuerda, correr o nadar.

 

  1. La música puede ayudarte mucho cuando quieras entrenar durante más tiempo o aumentar la intensidad del entrenamiento. Un reproductor de mp3 o tu teléfono con una buena selección de música preparada para tu tipo de entrenamiento puede ayudar a tu cerebro a seguir un ritmo en el ejercicio y a buscar puntos de referencia en la música. Aprovecha el poder de la música y crea tus listas de reproducción a medida para las diferentes fases y niveles de tu entrenamiento.

Nunca olvides estirar antes y después de cualquier ejercicio o entrenamiento físico. Además de prevenir lesiones y aumentar tu flexibilidad y potencia, el estiramiento es bueno para relajar tu cuerpo cuando está cansado y también para relajar la mente y el espíritu de cualquier forma de estrés.

Sobre El Autor

Koana es belleza, salud y bienestar. Descubre con Koana como cuidarte y gustarte más. Nuestra pequeña flor japonesa, es la sensibilidad de la belleza natural.